Empresario Individual

¿Qué es?: es una persona física que realiza de forma habitual, personal, directa y por cuenta propia una actividad económica o profesional a título lucrativo.

La legislación básica aplicable es el Código de Comercio de 1885 y el Código Civil de 1889

Un empresario individual, como yo, es un autónomo cuya característica principal es que la forma jurídica de la empresa es la misma que la de su titular y que tiene control total de la empresa, dirigiendo su gestión y sin diferenciación del patrimonio mercantil y su patrimonio personal. Es decir, es una persona física (como todo autónomo), el NIF de la empresa coincide con el número de DNI propio,  no está dentro de la estructura de otra empresa (como gerente de una sociedad limitada, por ejemplo o como “falso autónomo” o, en la práctica, un trabajador por cuenta ajena pero sin estar a nómina de la empresa y sin los derechos que ello conlleva a efectos de bajas, indemnización por despido, paro, etc. Ahora se denomina como “autónomo dependiente”), y responde con todo su patrimonio ante quiebras, deudas, indemnizaciones, etc.

En cuanto a responsabilidad, por tanto, no hay separación entre el patrimonio empresarial y el personal. Todo el patrimonio del empresario queda sujeto a los resultados de su negocio, es decir, su responsabilidad es ilimitada. Recientemente se ha regulado la figura del “emprendedor de responsabilidad limitada”, quedando fuera de tal responsabilidad ilimitada la vivienda habitual del empresario (con un valor de hasta 300.000 €.

En la página del CIRCE (Centro de Información y Red de Creación de Empresas), se puede acceder a una definición más exacta de lo que es un empresario individual.

La venta principal de constituirse en empresario individual es que los trámites de puesta en marcha y las exigencias contables son menores. Por ejemplo, los empresarios individuales no están obligados a inscribirse en el Registro Mercantil (puntualizo que los “empresarios individuales de responsabilidad limitada” sí lo deben hacer. Los inconvenientes es que se responde de forma ilimitada (incluso con bienes personales) de las deudas generadas por el negocio, y que la tributación puede ser mayor en caso de altos ingresos.

Para darnos de alta ante la Administración como empresario individual necesitamos realizar trámites ante la Agencia Tributaria y ante la Tesorería General de la Seguridad Social.

Antes del 21 de Julio de este año 2015, también se debía validar ante la Delegación de Trabajo de la Comunidad Autónoma el libro de visitas para la inspección laboral, pero a partir de esa fecha YA NO ES NECESARIO TENER LIBRO DE VISITAS ni diligenciarlo (un trámite menos).

Tampoco, en caso del empresario individual que no estén dentro de una Comunidad de Bienes (figura jurídica que va a desaparecer en 2016), es necesaria el Alta en el  Impuesto de Actividades Económicas, lo que no significa que no se deba indicar el epígrafe cuando se tramita el alta ante la Agencia Tributaria y la Tesorería General de la Seguridad Social (que, por cierto, a una misma actividad, corresponden epígrafes distintos ante una y otra administración, a ver cuando los unifican de una p* -léase puñetera- vez).

Alta en la Agencia Tributaria

Tenemos que presentar la “Declaración censal”, cumplimentando el modelo 036 ó 037, ante la Agencia Tributaria, con antelación al inicio de la actividad.

El 036 es el “modelo normal”

Y el 037 es el “modelo simplificado” (menos casillas a rellenar), que pueden utiliza sólo las personas físicas (un autónomo), que además cumplan con los siguientes requisitos:

  • Que tengan NIF, no actúen por medio de representante y sean residentes en España.
  • Su domicilio fiscal coincida con el de gestión administrativa.
  • No figuren inscritos en el registro de devolución mensual.
  • No estén incluidos en los regímenes especiales del Impuesto sobre el Valor Añadido, a excepción del Régimen simplificado, Régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca, o Régimen especial de recargo de equivalencia.
  • No figuren inscritos en el Registro de operadores intracomunitarios o en el de exportadores y otros operadores económicos.
  • No realicen ninguna de las adquisiciones no sujetas previstas en el artículo 14 de la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido o ventas a distancia.
  • No sean sujetos pasivos de Impuestos Especiales ni del Impuesto sobre Primas de Seguros.
  • No satisfagan rendimientos de capital mobiliario.

Como es mi caso, presenté el modelo 037. ¿Y cómo se hace?

Ya expliqué que cuento con un certificado de firma electrónica, con éste instalado en mi navegador, me fui al siguiente enlace de la Agencia Tributaria: Modelo 037.

Allí (como es un alta), se debe marcar la casilla 111 de “Alta en el censo de empresarios, profesionales y retenedores”, y cumplimentamos lo demás con nuestros datos.

En la siguiente pantalla, un empresario individual, debe marcar la casilla 600 “Obligación de realizar pagos fraccionados a cuenta del IRPF, derivados del desarrollo de actividades económicas propias”.

Sobre el método de estimación de IRPF, el que convenga y se pueda, en mi caso el de Estimación Directa simplificada (casilla 609).

Nota: un empresario individual, dentro del apartado “rendimientos de actividades económicas”, debe tributar por uno de los 3 regímenes posibles:

  1. Estimación objetiva (por “módulos”)
  2. Estimación directa normal
  3. Estimación directa simplificada

La estimación objetiva o “por módulos”, está reservada a determinadas actividades económicas y volumen de ingresos, no es necesario llevar libros contables, sí tienen obligación de guardar facturas por orden de fechas y por trimestres; y los justificantes de los índices, módulos o signos aplicados. Si se deducen amortizaciones se debe llevar un Libro Registro de Bienes de Inversión.
En la estimación directa normal se debe llevar la “contabilidad al uso” (o sea, libros contables y libros registro a tutiplen), con respecto a la estimación simplificada se tiene derecho a desgravaciones por pérdida de valor de los elementos patrimoniales que los que optan por la simplificada no tienen.
Y en la estimación directa simplificada, es aplicable a todos los autónomos durante su primer año de actividad, siempre que no estén obligados a tributar por módulos o renuncien expresamente a acogerse a tal régimen, y después de este primer año, cuando no se facture más de 600.000 euros anuales. No hay obligación de llevar contabilidad, sí una serie de “Libros Registro”, que varían según la actividad sea profesional o empresarial.

 

Inicio de Actividad
En las casillas relativas al inicio de actividad, si es un alta nueva, nueva como autónomo (no se está realizando en ese momento otro trabajo de autónomo), habrá que optar entre la 502 y la 504:
La 502 es para cuando ya estás ejerciendo la actividad, e implica el alta como autónomo.
La 504 es para cuando empiezas con los gastos e inversiones iniciales, pero aun no ejerces la actividad. Es una manera legal de contabilizar gastos e IVAs, pero como aun no ejerces, no implica alta de autónomo. (En este caso, en el momento en que se comiencen a realizar entregas de bienes o prestaciones de servicios se deberá comunicar a través de este modelo dicha situación marcando la casilla 508.)
Si ya has realizado adquisiciones, pero aun no estás ni de alta ni de pre-alta, formalmente no serían deducibles. No es que se mire mucho eso, ya que entraría dentro de lo trimestral, pero debes ser consciente del incumplimiento formal de fechas.

Regímenes aplicables (a efectos de IVA)

Si no estás realizando una actividad no sujeta o exenta del IVA (normalmente, en caso de sociedades sin ánimo de lucro, no suele ser el caso de los autónomos).
En las casillas relativas a “Regímenes Aplicables” se debe especificar el régimen de cada una de las actividades que se realice como sujeto pasivo del IVA (dependerá de la clase de actividad, en caso de que se tribute a efectos de IRPF por módulos, se debe tributar en régimen simplificado de IVA). En mi caso, el régimen general, pues no tributo por módulos a efectos del IRPF y no estoy dentro de las actividades con régimen especial, ni en las de recargo de equivalencia (este último, básicamente, para comerciantes minoristas).

Una vez marcado lo que va a afectar, también pide incluir el epígrafe de actividad según el IAE.

Deducciones (a efectos de IVA)

Buf!, esto es difícil de sintetizar: aquí lo explican bastante bien.

En mi caso, no tengo deducciones, no marco nada.

Y pasamos a la pantalla nº 3:

Retenciones e Ingresos a cuenta

En mi caso no marqué nada, puesto que no voy a tener empleados, ni entra mi actividad dentro de las distintas opciones (cada uno deberá mirar qué es lo que debe marcar).

Declaración de Actividades económicas y locales

Y ya acabamos con la introducción del Epígrafe de la Actividad según la clasificación del IAE, y los datos relativos a lugar donde se va a realizar la actividad y los locales afectos.

Y enviamos y firmamos la Declaración gracias a nuestra firma electrónica (si hay algún error, incongruencia o hemos omitido alguna casilla, la Agencia Tributaria nos indicará donde está el error u omisión), y tenemos el Alta ante la Agencia Tributaria formalizada y podemos (y debemos) imprimir el resguardo en pdf de la declaración.

En un próximo episodio, veremos el alta online en la Tesorería de la Seguridad Social, que debe hacerse dentro de los 30 primeros días de inicio de la actividad.